Blog de Turismo de Gijón » Deportes » Corazón, pasión y deporte

Corazón, pasión y deporte


Diego Pablo Simeone, el famoso “Cholo” Simeone, carismático entrenador del Atlético de Madrid, dijo en cierta ocasión una frase que resume muchas de las implicaciones que el fútbol tiene con la sociedad. El “Cholo” sentenció: “El corazón iguala el presupuesto”. Dicho de otra forma, un club modesto, de segunda o tercera fila, con poco dinero y medios limitados suple sus limitaciones con la pasión y el apoyo de la afición.

El Sporting de Gijón es un ejemplo de esa potente unión entre fútbol y ciudad, de corazones que suplen crisis y presupuestos y que, yendo más allá, revelan el espíritu deportivo de una ciudad apasionada por el deporte y en la que el fútbol está representado por más de una docena de campos municipales, amén de otros privados o que son propiedad de la Federación Asturiana de Fútbol. La Escuela de Fútbol de Mareo, en la actualidad de propiedad municipal y con diez campos de fútbol en sus instalaciones, viene a ser el “alma mater” del Sporting, su cantera primordial, pero también es el lugar con el que sueñan muchos niños y niñas gijoneses que viven desde que han nacido los éxitos de “su equipo”.

El Molinón celebra la permanencia del Sporting en Primera División.

Así que el Sporting es un símbolo en sí mismo, un estandarte gijonés, pero también es un trampolín que incentiva el lanzamiento y la iniciación de toda una ciudad al deporte, no necesariamente al fútbol de forma exclusiva, sino a otros muchos deportes en los que se participa casi siempre de manera masiva. Carreras populares con fines solidarios, maratones o medias maratones, bicicletadas, dos campos de golf municipales, polideportivos en los barrios, piscinas…

La pasión por el fútbol es solamente una parte de este enorme iceberg que es el amor por el deporte en Gijón/Xixón. El estadio municipal de “El Molinón” en el que el Sporting disputa sus partidos en casa y que es el más antiguo de España,  se ha convertido también en más que un campo de fútbol. Forma parte ya de los atractivos turísticos de la ciudad, es un monumento que puede visitarse en un “tour” turístico que permite conocer sus entrañas y los lugares en los que se han forjado muchas leyendas de la historia deportiva gijonesa.

En resumen, el “corazón rojiblanco” de los gijoneses es mucho más que una figura retórica a la que se apela en las tardes heroicas o tristes de emociones futbolísticas, es una expresión más amplia que retrata el alma deportiva de una ciudad que se ha ganado este año el título de Ciudad Europea del Deporte 2016.

Publicar un comentario


Si te interesan nuestras entradas, no olvides suscribirte a nuestro feed RSS