Sidreros

La sidra es la bebida de Asturias, aunque no cabe duda de que Gijón es una de sus plazas fuertes. Llagares y sidrerías muestran esa intensa relación que se ha traducido durante años en que este concejo haya sido el mayor productor y también el mayor consumidor de este producto. La sidra es en buena parte uno de los soportes de la hostelería local y es extraño no encontrarse con una sidrería en cualquier punto de la ciudad. Ya sea el centro o los barrios más alejados del “cogollo” urbano, los muchos aficionados a esta bebida refrescante, de baja graduación alcohólica y a la que muchos atribuyen beneficios para la salud por su poder diurético, tiene siempre un lugar donde tomar un culín o culete, el trago mínimo de sidra asturiana.

La relación de la Gijón con la sidra se ha  ido consolidando a lo largo de las décadas hasta el punto de convertir el consumo de esta bebida y el conocimiento de todo lo que hay a su alrededor en  uno de los atractivos de Gijón. Iniciativas como la Ruta de la Sidra son un ejemplo de esta voluntad de apoyar en un producto autóctono parte de la oferta turística de la ciudad. La posibilidad de disfrutar de todo el proceso de producción de la sidra permite incluso llegar a Gijón y visitar los llagares en los que se produce la bebida y en los que también se puede participar en una “espicha” o comida informal que suele hacerse de pie, rodeados de toneles, y en la que la sidra es el elemento central.

 

Gijón Turismo ha puesto en marcha muchas y variadas propuestas relacionadas con la sidra en todas sus variantes. Desde hace siete años se celebra en Semana Santa el certamen Primer Sidre l’añu o Primera Sidra del año en el que las personas interesadas son invitadas a saborear el primer producto que sale de los llagares y que será consumido a lo largo de la próxima temporada. En estas mismas fechas del año ha comenzado a cobrar popularidad el “sidracrucis”, una ruta sidrera y gastronómica, una suerte de procesión laica en la que la disculpa es la sidra.

La sidra mueve multitudes durante el año. En verano, Gijón se ha convertido en la única ciudad del mundo que cada año rompe un record Guiness de escanciado de sidra, mientras que a finales de agosto y casi como despedida de las vacaciones, se celebra una gran Fiesta de la Sidra en la que participan miles de personas probando lo mejor de cada llagar.

Así que la sidra es una seña de identidad para los gijoneses y comienza a serlo también para los visitantes que han ido familiarizándose con los usos y costumbres peculiares que se asocian a esta bebida: el vaso ancho y compartido, el escanciado… Es todo un placer que la sidra represente a Gijón y brindamos porque así siga siendo durante muchos años.

Publicar un comentario


Si te interesan nuestras entradas, no olvides suscribirte a nuestro feed RSS