Blog de Turismo de Gijón » Cultura » Mi cuidad con la mirada de otros

Mi cuidad con la mirada de otros

Escribe Juan Cueto Alas: “hay muy pocas ciudades de la Europa Atlántica, y excuso decir de las Américas de la otra orilla, que pueden permitirse el lujo de empezar una antología de textos por Estrabón, Pomponio Mela y Ptolomeo y acabar por Enzensberger, Cabrera Infante y Sabina”. Estas palabras forman parte de la presentación de “Escrito sobre Gijón”, un libro editado en 2002 y que recoge una selección de textos relativos a Gijón elaborada por el editor y escritor José Antonio Mases.

“Escrito sobre Gijón” es un espejo de letras en el que vemos como otros nos ven y nos han visto a lo largo de los siglos. El abanico amplísimo de autores que define Cueto Alas incluye a buen número de ellos que hablaron de Gijón en inglés,  en francés y en alemán. De cada uno de ellos extraemos una pincelada de lo que vieron y escribieron sobre Gijón: “Tiene algo más de seis mil habitantes y es abierta, sin murallas, pero ilustre por su antigüedad e historia (…) y la más bonita de Asturias”. Esto dejó escrito Jacques Gay, viajero y botánico francés que visitó Asturias en 1835. Otro francés, el hispanista A. Germond de Lavigne, dijo en fechas parecidas a las del escrito de Gay que “el puerto de Gijón es el mejor de toda la costa; la entrada es fácil cono cualquier tiempo que haga, y el fondo es bueno”.

Según cuenta en su recopilación José Antonio Mases, el siglo XIX fue bastante prolijo en visitas a Asturias de viajeros extranjeros. Los británicos Mars Ross y H. Stonewhewer-Cooper comparan Gijón con Cardiff, la capital del País de Gales, “importante centro comercial e industrial, como se sabe, desde mediados del siglo XIX”, puntualiza Mases. Otro británico, el marino Samuel Edward Cook se muestra más enamorado de Oviedo que de Gijón, lo mismo que el hispanista Walter Starkie que no pasó de la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo. Compensó estos olvidos más de cien años después el escritor norteamericano Jerome Charyn, invitado a la Semana Negra, que quedó prendado de Gijón y escribió: “suspiro y pienso que todavía nos queda un rincón del mundo que Hollywood no ha tocado”.

Hay de todo como ven, y en idiomas varios. Gracias a José Antonio Mases y a “Escrito sobre Gijón” podemos poner aquí en cierto orden algunas de las cosas que dijeron de nosotros y nuestra ciudad quienes vinieron, vieron y escribieron.

Joseph Townsend. Viaje a Asturias en 1786. “…De Carrió fuimos a Gijón, puerto de mar importante que los ingleses frecuentan para la compra de avellanas y castañas”

 

Jacques Gay (1835). “Los promontorios de San Lorenzo y de Torres (…) forman un amplio seno de no poca entrada y, desde su fondo, sale hacia el mar una pequeña lengua de tierra cuyo nombre es punta de Santa Catalina”

George Borrow (1842). “Oviedo está a tres leguas de Gijón”.

Alexander Holinski. (1843) “Sus calles [las de Gijón] están bien trazadas, anchas y limpias para una ciudad española”.

Émile Bégin. (1850) “Gijón tiene cierta importancia comercial, artística y literaria. Su industria está compuesta por herrerías, fundiciones de cobre, una explotación de carbón, fábricas de sombreros, de loza, de tejidos y otras”.

A.Germond de Lavigne (1859) “Con marea baja se ven hermosas playas por donde se pasean los numerosos visitantes que, durante el verano, acuden a Gijón a tomar baños de mar”.

Mars Ross y H. Stonewhewer-Cooper (1885). “Uno de los edificios destacados de Gijón es el Instituto Asturiano, fundado por el patriota y benefactor español Gaspar Melchor de Jovellanos (…). La biblioteca del instituto es bastante buena y la colección de dibujos originales es merecedora de estudio; pero la colección está muy mal clasificada. Murillo, Ponterello, Salvator Rosa, Durero y Velázquez están representados en ella”

Charles L. Freeston (1930). “…si se ha seguido la ruta de la costa desde Ribadesella en lugar de visitar Covadonga, Gijón puede ser el lugar adecuado para hacer noche, pues este tema requiere cierta cautela en una región en la que no abundan los hoteles”.

Hans Magnus Enzensberger. (1989) “Ya ha oscurecido. Está lloviznando. Los comercios ya han echado los cierres. Los bares de la calle Corrida quedan en silencio. (…) Sólo dos personajes aguantan inmutables bajo la persistente lluvia. Uno empuña la espada y la cruz, el otro un libro. Se trata de los dos patrones de Gijón: don Pelayo, el monarca que expulsó a los musulmanes de Asturias, y Jovellanos, el ilustrado”.

Craig P. Kiner. (1995) “Las condiciones medioambientales y climáticas crean una atmósfera específica en la región y en la propia ciudad de Gijón. De entre estas, una de las más fuertes es la calidad y el color de la luz que baña la ciudad”.

Seamus Heaney. (1996) “Y a la media noche comenzamos a descender / hacia el ardiente valle de Gijón,/ hacia sus negros  y sus rojos, in media res.”

 

Fuente: “Escrito sobre Gijón. Selección de textos desde la antigüedad a nuestros días”. Compilación de José Antonio Mases. Prólogo, Juan Cueto Alas. Ayuntamiento de Gijón/KRK Ediciones. 2002

Publicar un comentario


Si te interesan nuestras entradas, no olvides suscribirte a nuestro feed RSS