Blog de Turismo de Gijón » Destacados » Gijón está en el menú

Gijón está en el menú

La felicidad se come y se bebe. Está escrito y todo el mundo lo ha experimentado alguna vez. Y las ciudades también se comen. Se comen con la vista y el oído, y desde luego, se comen gracias a su gastronomía. Entran por los ojos y por la boca. Una ciudad es un menú de oportunidades de ocio, cultura, paisajes, pero también es un menú en el sentido textual de la palabra. Cada ciudad tiene su carta de atractivos y tiene que tener su carta de comidas y bebidas para estar en el menú de las rutas turísticas, de las escapadas, de las agencias de viajes y los planes de vacaciones.

Una fabada.

Por eso Gijón es una de las ciudades que han conseguido abrirse paso en medio del competitivo y duro mercado turístico, porque tiene un menú largo y ancho, un menú de carnes y pescados, de mariscos y productos de la tierra, además de una planta de restauradores de alta calidad y una oferta de establecimientos que permiten disfrutar de la gastronomía local con la misma intensidad en una pequeña bodega de barrio o en un restaurante de muchos tenedores y vitola de la mismísima Guía Michelín.

En todos y cada uno de ellos hay algo que comer y algo que recomendar. Hay cantidad y calidad con 2 restaurantes que están en la Guía Michelín, 3 que son miembros de las Mesas de Asturias, 7 que están adheridos a Gijón Gourmet, más de 70 establecimientos comprometidos con la calidad, además de una lista casi interminable de sidrerías en las que seguir el rastro y la ruta de la sidra, nuestra “bebida nacional” por antonomasia. Pueden visitarse los llagares en los que se crea esta maravillosa bebida a partir de la manzana y el visitante tiene, además, la opción de tomar parte en más de 20 eventos gastronómicos anuales. Y no digamos nada del sector dedicado a los dulces y los postres, otro auténtico “filón” gastronómico que se ha venido explotando en estos años.

Un exquisito oricio

 

Las asociaciones de hosteleros colaboran estrechamente en el propósito de que Gijón siga estando en el menú turístico nacional y siga atrayendo a quienes quieren dejarse conquistar por las ciudades con los cinco sentidos. Una de las razones por las que Gijón es una ciudad acogedora es porque es fácil de pasear, tiene rincones de una gran belleza pero, además, cuenta con zonas de bares y restaurantes en las que el visitante se encuentra como en casa, ayudado por una buena atención profesional, excelentes productos, variedad y calidad.

Así hablaba Ferrán Adrià de la gastronomía de Gijón.

Ferrán Adrià en Gijón.

 

Sería simplificar mucho los atractivos de esta ciudad reducirlo todo a la buena mesa; Gijón tiene muchas cosas que aportar porque su carta de atractivos como destino turístico es amplia, pero hay épocas del año, como esta en la que ahora estamos, en las que la gastronomía gana altura con una de las joyas de nuestro menú de invierno: el oricio.

“Allá por el mes de marzo suele ser la mejor época para esa tradición gijonesa que son los oricios (erizos de mar), que se consumen aquí en cantidad, pues los naturales son por general unos auténticos forofos de este marisco sabroso, barato y subestimado por otras latitudes (…)”

Eduardo Méndez Riestra. Comer en Asturias. Madrid, 1980

Publicar un comentario


Si te interesan nuestras entradas, no olvides suscribirte a nuestro feed RSS