Blog de Turismo de Gijón » Cultura » Gijón, pasado de ballenas y sardinas

Gijón, pasado de ballenas y sardinas

En el Puerto Deportivo, frente a la antigua Rula (lonja), en el barrio de Cimavilla, podemos encontrarnos con dos de los sitios con más encanto de la ciudad. Dos calles que casi se rozan. Hablamos de el Tránsito de las ballenas, la calle que sube hacia el Cerro de Santa Catalina. Y con la Cuesta’l Cholo que sube hasta la ermita de la Soledad.

Es una de las zonas más populares de la ciudad. Muy concurrida por los playos (los habitantes del barrio de Cimavilla) y también por el resto de gijoneses y turistas. Es un  mirador perfecto donde relajarse mirando el atardecer sobre el puerto resguardado de los vientos del nordeste. Y sobre todo, un buen lugar, si el tiempo acompaña, para disfrutar del sol, de la vida en la calle y de la sidra. 

 

El nombre “Cuesta’l Cholo” lo trajeron los emigrantes que venían de América y desde entonces, así se le conoce, ya que anteriormente la calle era Canto de la Riba. ¿Pero quién era Cholo?

Quizás fuese el mestizo que provocó que en el acervo popular arraigase esa voz procedente de Perú. O quizás nunca hubo ningún “Cholo” y fue fruto de una broma o del ingenio de los marineros de entonces. También puede ser que sea algo tan nuestro como el diminutivo asturiano de Manuel. Fue en este lugar donde las sardineras, antes de la desaparición de la vieja lonja, subían con cestos de pescado en la cabeza al grito de ¡hay sardines!, una tradición muy nuestra que aún se refleja en los bares de la zona, donde la cuidada gastronomía marinera es parte de su esencia.

 

El Tránsito de las ballenas recibe ese nombre porque era el lugar donde se despiezaban las ballenas que llegaban a nuestras costas. Un pasado marcado por la bulliciosa vida marinera. Hasta los nombres de los locales que hay allí ahora recuerdan ese pasado: El Mercante, El Planeta y, como no, Las Ballenas. Ese pasado está reflejado en el retablo del mar, en la casa natal de Jovellanos.

 

1 Comentario

  1. Fernando Estrada
    Publicado el 13 febrero, 2015 a las 18:26 | Enlace a este comentario

    ¿Hay oricios?

Publicar un comentario


Si te interesan nuestras entradas, no olvides suscribirte a nuestro feed RSS