Blog de Turismo de Gijón » Destacados » “La madre del emigrante”, Gijón

“La madre del emigrante”, Gijón

En 1970, Gijón colocaba mirando al mar la primera obra escultórica de lenguaje moderno instalada en un espacio público: “La madre del emigrante”. Esta obra, cargada de simbolismo, intenta plasmar el sufrimiento de todas esas madres asturianas que vieron, y ven, partir a sus hijos en busca de una vida mejor sin saber siquiera si volverían a reencontrarse… El inconfundible perfil de esta escultura ha llevado a que los gijoneses la llamen, cariñosamente, la lloca (la loca)

Nos detenemos en el Paseo del Rinconín para admirar esta obra porque hace unos días nos enterábamos del fallecimiento de Ramón Muriedas, escultor cántabro y autor de la citada escultura que, además de convertirse en un emblema de la ciudad, contribuyó notoriamente a que el arte escultórico se insertara progresivamente en el urbanismo ayudando a transformar los espacios de Gijón.

Hasta siempre.

 

Al son del agua

Al son del agua, madre
pero que amarga.
Al son del agua, madre
miro las olas.

Van y vienen barcos
con las farolas
Y me dicen: ¡Qué triste
se va en la bruma!
¡Y qué alegre el retorno
sobre la espuma!

Pero me dicen, madre,
al son del agua
unos vienen a puerto
y otros naufragan.
Al son del agua ronca,
velas flotantes
dicen que van a Cuba
los emigrantes.

Y a pesar de sus luchas
y sus desvelos
todos se van quedando
bajo otros cielos.

Alfonso Camín

Publicar un comentario


Si te interesan nuestras entradas, no olvides suscribirte a nuestro feed RSS