Blog de Turismo de Gijón » Destacados » Una ciudad para conocer …. y quedarse

Una ciudad para conocer …. y quedarse

Ana Obaya en #locosporgijon

Ya de jovencita, di señales de ser un “culu inquietu”. Mis abuelos regentaban el kiosquín de la estación del Norte y a mi me fascinaba pasar la tarde allí, observando a los viajeros, que iban y venían:¡esa gente afortunada! con sus maletas y me preguntaba a dónde iban y por qué.

Me fui a los 18 años,  y ya no volví, he vivido en varias ciudades y países  y  ahora estoy en un pueblecito en el condado de Cambridge. No sé cuanto viviré aquí , ni  cual  será el siguiente lugar en el mundo , pero si sé que donde quiero volver  para quedarme: Gijón.

Los recuerdos:

De niña, privilegiada sin saberlo : los veranos de playa, de aventuras en el “pedreru” del Rinconín, , los inviernos de paseos por el Muro, por el Muelle, los juegos en el parque Isabel la católica, las tardes de merendereros, las excursiones a la montaña , “ en el patio trasero “.

De adolescente: los paseos comiendo  pipas por el Cerro de Santa Catalina, y el Parque de Begoña, patinando por el muro, las aventuras  en  la Semana Grande, las fiestas “de prau”, las romerías, la Semana Negra. Los conciertos en la plaza de toros.

De adulta, los espectáculos en el Jovellanos, en la Antigua Universidad Laboral, los mercados, los festivales,  las tiendas elegantes del centro, las tiendas entrañables de los barrios, donde aún se detienen a preguntarte  cómo te va la vida. Donde aún me reconocen como la “nieta de la chucha”.

Todos esos lugares de mis recuerdos, no solo aún están ahí, si no que  han mejorado y se han multiplicado a tal escala , que  uno no puede menos que enamorarse de Gijón: Más playas, más parques, paseos que llegan hasta el infinito, más ofertas culturales, más música, deporte  y actividades para todos.

Un clima amable, una gastronomía de “chuparse los dedos”, por no mencionar las pastelerías (nada parecido en ningún sitio de los que he vivido). Rincones para los que quieren tranquilidad y para los que quieren fiesta. Lugares para sentarse a leer un libro. Lugares para pensar  y ver pasar la vida. Lugares para reír y bailar.  Siempre en esta posición  única entre  el mar que limpia el aire y el alma, y la montaña, aún salvaje, aún sin estropear, tan cerca.

Pasteles de Gijón

Lugares para  disfrutar de la vida sin prisa. Pasear sin objetivo, solo por el placer de pasear ( cosas que como he aprendido, no es muy habitual en el extranjero).

Un lugar, donde el hablar tiene un encanto especial , una dulzura sin saberlo, donde todo es “grandón” o pequeñín”. Donde en una tienda al pagar no te dicen :”firme aquí”, sino: “échame una firmina”. Un lugar de gente amable y  acogedora, donde si preguntas por una dirección, no te indican, si no que te llevan.

Todo eso es Gijon, una ciudad  para conocer y … un lugar para quedarse.

                                                                                                                                                                                                             Ana Obaya

Publicar un comentario


Si te interesan nuestras entradas, no olvides suscribirte a nuestro feed RSS