Blog de Turismo de Gijón » Cultura » Un retablo con sabor a mar

Un retablo con sabor a mar

El Museo Casa Natal de Jovellanos, de acceso gratuito, alberga en su planta superior una pieza única que concentra en sí misma la esencia del Gijón marinero, ubicado en el barrio de Cimavilla. Se trata del Retablo del Mar, una obra de arte que no podía faltar en una ciudad volcada al mar desde sus orígenes en época romana. Y uno de sus frutos principales es y ha sido la pesca, una actividad económica que tejió toda una particular forma de vida que el retablo refleja de manera fiel. 

Sebastián Miranda, su autor, es un escultor asturiano que en sus paseos por el muelle pesquero local concibe la que será su obra maestra como un homenaje y reconocimiento a esos marineros y pescadores que con sus propias tradiciones y junto a sus familias, forjaron la identidad del barrio alto gijonés. Desde el punto de vista formal, el retablo es un altorrelieve de más de dos metros de alto y cinco de longitud, tallado en madera de pino policromada. Realizado entre 1931 y 1933, fue una víctima más de la cruenta guerra civil que provocó su destrucción. Por suerte, el escultor pudo recuperar los moldes originales de escayola para culminar en 1972 un segundo retablo, similar al original pero con sutiles diferencias, siendo éste el que ahora podemos disfrutar.

En su parte inferior se muestran las especies de pescado y marisco propias del Cantábrico, entre las que llama la atención al visitante la presencia de un delfín. En el primer nivel aparecen los pescadores, caracterizados con sus útiles de trabajo, y también un buen número de mujeres, familiares de los primeros, que son las encargadas de

clasificar y luego salir a vender por calles y plazas los frutos del mar. El nivel superior nos ofrece una tradicional estampa de la rula gijonesa, en torno a la cual se congregaban los vecinos del barrio para seguir el proceso de subasta del pescado.

Sorprende al visitante el gran número de personajes reflejados en el retablo, dotados de una gran fuerza expresiva, pero aún sorprende más saber que todos ellos tienen nombre y apellidos, pues quiso Sebastián Miranda que los propios habitantes de Cimavilla fueran los protagonistas de su Retablo del Mar.

 

 

 

 

 

Un Trackback

  1. [...] que destacar la presencia en el último piso de este museo del “Retablo del Mar”, se Sebastián Miranda, obra hecha en madera que refleja la historia marinera de Cimavilla y que [...]

Publicar un comentario


Si te interesan nuestras entradas, no olvides suscribirte a nuestro feed RSS